Quesos Arturito: El secreto es dar a probar al público

Alvaro Menares entró a los 22 años a trabajar en Quesos Arturito, empresa familiar de Ana María Núñez. De eso han pasado 28 años; hoy es encargado de personal y recorre diariamente los cinco locales de Arturito, por lo que conoce muy bien la empresa y el rubro quesero.

-¿Cuántos tipos de queso distintos venden en Arturito?

Aproximadamente unas 65 variedades, incluyendo importados, camembert, reblochon, parmesano, algunas partidas especiales de repente. Trabajamos los mismos quesos en todos los locales, pero el movimiento de cada uno es distinto.

-¿Quién es el público de ustedes?

En realidad lo catalogamos más por el local. En el Mercado Central es más bien público de oficina y al paso. Tirso de Molina, frente al río, tiene más gente del centro pero también público del barrio alto. En Dávila Baeza y la Vega es público más exclusivo, del barrio alto, gente que hace eventos y también de restaurantes. Nosotros no tenemos despacho, pero pueden hacer su pedido

y lo pasan a buscar cuando esté listo.

-¿Cuál es el queso que más venden?

Entre los nacionales, el mantecoso de distintas marcas. El gauda, el queso crema también. Luego otros tipos como los camembert y el queso azul.

-En los locales Arturito, la clientela prueba mucho los quesos, ¿cuánto crees que eso influye en la compra?

Creo que es clave. Cuando la señora Ana María (Núñez, hermana de Arturo Núñez y por quien el local lleva ese nombre) tomó el local en el año 82, ella nos enseñó a dar a probar. La gente sabe lo que anda buscando, y si le das a degustar compra de ese y también del otro porque le gustó. Además se van contentos, porque se entusiasman por los precios y la  calidad del producto. Y si llegaran a la casa y no les gustara el queso, no hay problema, con la boleta se les cambia el producto. Por eso el cliente nos recomienda y regresa.